00

Ningún producto

Envío gratuito!transporte
0,00€

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito.Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos:: 
Total envío:: Envío gratuito!: 
Impuestos0,00€
Total: 
Continuar la compraIr a la caja

Acetil L-carnitina: ¿una nueva solución para la anemia?

Existen muchas categorías diferentes de anemia, pero cuando se trata del tipo causado por la enfermedad renal crónica, se cree que la L-carnitina ofrece beneficios significativos.

Acetil L-carnitina: ¿una nueva solución para la anemia?

Updated on

Existen muchas categorías diferentes de anemia, pero cuando se trata del tipo causado por la enfermedad renal crónica, se cree que la L-carnitina ofrece beneficios significativos.

Para aquellos que saben, el aminoácido L-carnitina está usualmente asociado con la pérdida de peso debido a su habilidad para transportar ácidos grasos a las mitocondrias de las celdas, donde se pueden usar como combustible. Pero, curiosamente, parece que la L-carnitina desempeña otras funciones esenciales dentro de los glóbulos rojos que pueden tener ventajas terapéuticas para quienes padecen anemia.

¿Qué es la anemia?

La anemia es el trastorno sanguíneo más común que existe y afecta a unos 1620 millones de personas en todo el mundo. Ocurre cuando el cuerpo no produce suficientes glóbulos rojos o cuando éstos no funcionan correctamente. También ocurre cuando el cuerpo destruye demasiados glóbulos rojos o pierde demasiados a causa de una lesión.

Los glóbulos rojos son portadores de hemoglobina, una proteína rica en hierro que transporta oxígeno a los tejidos de todo el cuerpo. Cuando la cantidad de hemoglobina en la sangre es baja, los niveles de oxígeno pueden caer en picado, lo que puede afectar gravemente a la salud y la calidad de vida. La anemia puede estar asociada con ciertas afecciones, como trastornos autoinmunes (el cuerpo produce proteínas que destruyen los glóbulos rojos), complicaciones del embarazo (el cuerpo no puede satisfacer la mayor demanda de glóbulos rojos) y hemorragias internas o externas graves que conducen a la pérdida de glóbulos rojos de forma extrema.

Posibles signos y síntomas de anemia

Cuando tiene anemia, su cuerpo se ve privado de oxígeno, por lo que puede experimentar uno o más de los siguientes síntomas:

Cansancio - mareos - sensación de debilidad - sensación de desmayo - sed excesiva - sudoración excesiva - pulso débil y rápido - respiración acelerada - dificultad para respirar - calambres en la parte inferior de las piernas - ritmo cardíaco anormal - aumento del tamaño del corazón - sonido palpitante o sibilante en los oídos

Explicación de siete tipos comunes de anemia

Existen muchas variedades de anemia, y están relacionadas con afecciones y enfermedades específicas.

1. Anemia renal: causada por una enfermedad renal crónica que puede afectar la capacidad del cuerpo para producir glóbulos rojos. Los pacientes con enfermedad renal desarrollan anemia porque los riñones no producen suficiente «eritropoyetina» para indicar a la médula ósea que produzca nuevos o más glóbulos rojos.

2. Anemia aplásica: puede ocurrir si la médula ósea está dañada y no puede producir suficientes glóbulos blancos, plaquetas y glóbulos rojos. Esta afección puede ser adquirida o heredada.

3. Anemia hemolítica: se produce si el cuerpo no puede reemplazar los glóbulos rojos destruidos. Los glóbulos rojos generalmente viven alrededor de 120 días. El cuerpo produce alrededor de 2,5 millones de nuevos glóbulos rojos por segundo para reponer los que no son efectivos. Sin embargo, algunos glóbulos rojos se destruyen antes de alcanzar su esperanza de vida normal.

4. Anemia por deficiencia de hierro: el cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina. Cuando el cuerpo no puede satisfacer el aumento de la demanda de glóbulos rojos, por ejemplo, durante períodos de crecimiento acelerado o de pérdida de sangre, se produce una anemia por deficiencia de hierro. Las buenas fuentes de hierro incluyen las carnes rojas, las verduras de hoja verde, las lentejas, los frijoles secos y algunas frutas y verduras.

5. Anemia perniciosa: la vitamina B12 y el folato son esenciales para hacer glóbulos rojos sanos. La falta de vitamina B12 en la dieta y de folato, o la mala absorción de la vitamina B12 pueden provocar anemia perniciosa. Los alimentos ricos en vitamina B12 incluyen la carne, el pescado, los huevos, los productos lácteos y los alimentos fortificados como el pan y los cereales. Para lograr un aumento adicional de las vitaminas B y el folato, siempre puede complementar con Liposomal Altrient Vitamin B y Mineral Complex, que contiene Quatrefolic, una forma altamente absorbible y patentada de folato.

6. Anemia de células falciformes: se trata de una anemia hemolítica hereditaria en la que la proteína de la hemoglobina es anormal, lo que hace que los glóbulos rojos se vuelvan rígidos. La rigidez impide que las células se muevan a través de pequeños vasos sanguíneos, lo que crea bloqueos que dificultan la circulación sanguínea.

7. Anemia deportiva: específica de los atletas de resistencia, se cree que la causa una síntesis baja de hemoglobina o una mayor destrucción de los glóbulos rojos. Esto sucede cuando los glóbulos rojos se rompen al pasar a través de vasos sanguíneos comprimidos o a través de músculos que se contraen, por ejemplo, las plantas de los pies durante la carrera.

Entender los suplementos de carnitina

Hay dos formas de suplementos de carnitina: la L-carnitina y la forma más avanzada llamada acetil L-carnitina. Aunque la L-carnitina se usa comúnmente en estudios, la investigación ha determinado que la acetil L-carnitina es una forma mejor absorbida de carnitina que tiene mayor actividad en las células. Aunque la mayor parte de la carnitina del cuerpo se encuentra en los músculos cardíacos y esqueléticos, se ha encontrado acetil L-carnitina en los glóbulos rojos. Esto sugiere que podría existir un papel importante para la acetil L-carnitina en la producción y función de los glóbulos rojos, por lo que podría ser beneficioso para los pacientes con anemia.

Importancia de la acetil L-carnitina para los pacientes en diálisis

Las personas con enfermedad renal frecuentemente contraen anemia renal debido a complicaciones derivadas de la diálisis renal. Además de esto, un número significativo de pacientes en diálisis no responde favorablemente a la terapia con eritropoyetina humana recombinante (rHuEPO), una hormona administrada para estimular la producción de glóbulos rojos. La diálisis renal no solo reduce la supervivencia de los glóbulos rojos hasta en un 50 %, sino que también afecta las concentraciones de carnitina en el plasma y los tejidos. Ahora se reconoce que el «trastorno de carnitina relacionado con la diálisis» es una deficiencia metabólica funcional común en los pacientes en diálisis crónica, que puede tener un impacto negativo en la producción y la supervivencia de los glóbulos rojos

Los estudios experimentales y algunas observaciones clínicas sugieren que la L-carnitina puede influir en la estabilidad de los glóbulos rojos y aumentar la supervivencia de los glóbulos rojos inmaduros. Según la investigación, el uso de L-carnitina en pacientes en diálisis renal aumentó con éxito el volumen de glóbulos rojos. Esto era aplicable tanto a los que recibieron rHuEPO como a los que no la recibieron.

Otros estudios apoyan el uso de la terapia con L-carnitina, lo que sugiere que puede mejorar la anemia renal y reducir la necesidad de rHuEPO en hasta el 40 % de los pacientes. Estos beneficios se observaron en un ensayo en el que se administraron 900 mg de L-carnitina diariamente durante 12 meses.

Consejos nutricionales para todos los tipos de anemia

Seguir una dieta saludable que incorpore una buena variedad de los alimentos mencionados anteriormente garantiza el suministro adecuado de los nutrientes necesarios para producir y mantener glóbulos rojos sanos. Estos incluyen carnitina, folato, vitamina C y vitamina B12. Los enfermos de anemia también podrían beneficiarse de un suplemento altamente biodisponible como la acetil L-carnitina liposomal de Altrient para lograr las ventajas terapéuticas.

Jacqueline Newson, BSc (Hons) (licenciada con honores) en Terapia Nutricional.

Referencias

  1. Amano I, Matsumoto Y, Hirose S, Tsuruta Y, Hara S, Murata M, Imai T. Effects of L-carnitine supplementation on renal anemia in poor responders to erythropoietin. Blood Purif. 2001;19(1):24-32.

  1. Sociedad Americana de Hematología. Anemia. Http://www.hematology.org/Patients/Anemia/. [Accedido el 28/12/18].

  1. Ames BN, Cotman CW, Kuratsune H, Head E & Liu J. Comparison of the effects of L-carnitine and acetyl-L-carnitine on carnitine levels, ambulatory activity, and oxidative stress biomarkers in the brain of old rats. Ann N Y Acad Sci. 2004;1033:117-31.

  1. Golper A et al. L-carnitine treatment of anemia. American Journal of Kidney Diseases 2003; 41(4): s27-s34.

  1. Bommer J. Saving erythropoietin by administering L-carnitine?, Nephrology Dialysis Transplantation 1999; 14, 12, 1 : 2819–2821.

  1. Dieticians of Canada. Food sources of iron. Https://www.dietitians.ca/Downloads/Factsheets/Food-Sources-of-Iron.aspx. [Accedido el 29/12/18].

  1. Heinz-Peer G et al. Anemia and carnitine supplementation in hemodialyzed patients. Kidney International 1999; 55 (69) : S-93–S-106.  

  1. Https://www.who.int/vmnis/anaemia/prevalence/summary/anaemia_data_status_t2/en/ [Accedido el 29/12/18].

  1. In brief: Your guide to anaemia. Https://www.nhlbi.nih.gov/files/docs/public/blood/anemia-inbrief_yg.pdf [Accedido el 28/12/18].

  1. Kudoh Y, Aoyama S, Torii T, et al. Long-term effects of oral L-carnitine supplementation on anemia in chronic hemodialysis. Cardiorenal Med. 2014;4(1):53-9.

  1. Littlewood T, Marx G & Ng T et al. Recombinant erythropoietin in clinical practice. Postgraduate Medical Journal 2003; 79:367-376.

  2. Mairbäurl H. Red blood cells in sports: effects of exercise and training on oxygen supply by red blood cells. Front Physiol. 2013; 4:332.