00

Ningún producto

Envío gratuito!transporte
£0.00

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito.Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos:: 
Total envío:: Envío gratuito!: 
Total: 
Continuar la compraIr a la caja

Transforme su salud intestinal con la vitamina C y el ácido R-alfa lipoico...

¿La salud de sus intestinos le hace sufrir? Es hora de optimizar la salud de su sistema digestivo con la vitamina C liposomal y el ácido R-alfa lipoico (ALA) de Altrient.

Transforme su salud intestinal con la vitamina C y el ácido R-alfa lipoico...

Updated on

¿La salud de sus intestinos le hace sufrir? Es hora de optimizar la salud de su sistema digestivo con la vitamina C liposomal y el ácido R-alfa lipoico (ALA) de Altrient. Estos dos nutrientes dinámicos son actores clave en la lucha contra la inflamación, reconocida universalmente como uno de los factores clave para muchas enfermedades crónicas que afectan al tracto gastrointestinal.

La salud intestinal hoy

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII), que incluye la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, es en la actualidad el segundo trastorno inflamatorio más común después de la artritis reumatoide y afecta a cinco millones de personas en todo el mundo. El síndrome del intestino irritable (SII) también se ha identificado como un problema inflamatorio de la salud intestinal que afecta a 3,5 millones de personas solo en los Estados Unidos.

Una larga lista de síntomas, entre los que se incluyen dolor abdominal, gases, estreñimiento, heces grasas, fiebre y diarrea, hacen que la vida cotidiana suponga todo un reto para quienes padecen estas afecciones debilitantes. Por fortuna, existen múltiples soluciones terapéuticas para ayudar a mantener a raya los síntomas, y reforzar las defensas inflamatorias con vitamina C y ALA es un buen punto de partida.

Señales de inflamación

La inflamación ocurre cuando su sistema inmunológico responde a agentes dañinos, como gérmenes, lesiones o sustancias químicas y radiación. Su cuerpo trabaja duro para eliminar el problema, protegiendo el tejido circundante e iniciando un proceso de curación con dolor, hinchazón, calor y enrojecimiento asociados, todos signos típicos de inflamación.

La inflamación aguda es un mecanismo eficaz en la lucha contra un ataque al cuerpo; sin embargo, si se vuelve demasiado pronunciada o persistente, puede provocar un estado anormal de inflamación crónica.

¿Qué causa la inflamación crónica?

Las evidencias científicas sugieren que factores como un elevado estrés oxidativo, una ineficaz respuesta inmune, el desequilibrio en las bacterias intestinales, la contaminación, el tabaquismo, el estrés, la mala alimentación, la falta de ejercicio y la genética influyen en la inflamación.

El importante papel de los antioxidantes

La inflamación y el estrés oxidativo están estrechamente relacionados y vinculados con varias enfermedades crónicas, como la EII y el SII. Los antioxidantes son vitales para proteger a las células del daño causado por el estrés oxidativo que desencadena la inflamación. Los antioxidantes se encuentran en el tejido vivo y en las células del cuerpo y se obtienen de los alimentos que comemos.

Alimentos ricos en antioxidantes

Desafortunadamente, los antioxidantes que se encuentran en la carne, la leche y los huevos se destruyen al cocinarlos o se descomponen en el tracto digestivo. Las frutas y verduras, por otro lado, contienen antioxidantes que tienen más probabilidades de sobrevivir al proceso de cocción y generalmente se absorben bien, razón por la cual se nos recuerda constantemente que debemos consumir una dieta rica en frutas y verduras.

Sin embargo, alcanzar las recomendaciones del gobierno para las frutas y verduras diarias no siempre es posible, lo que aumenta el riesgo de desarrollar una deficiencia de vitamina C y ALA. Dado que estos dos nutrientes son tan importantes para contrarrestar el estrés oxidativo, los suplementos pueden ayudar a llenar el vacío nutricional.

Protección con vitamina C

La vitamina C ha sido considerada durante mucho tiempo un antioxidante celular clave. Incluso en pequeñas cantidades, la elevada capacidad antioxidante de la vitamina C puede ayudar a prevenir la inflamación intestinal, al proteger las moléculas indispensables para el cuerpo de la acción perjudicial de los radicales libres. La vitamina C es un nutriente inestable soluble en agua que es difícil de absorber por el cuerpo. La mayoría de los suplementos habituales a menudo se descomponen en el estómago y se eliminan en gran medida como residuos. Elegir un suplemento de vitamina C de próxima generación, como la vitamina C liposomal de Altrient, ayuda a garantizar una absorción máxima y un transporte rápido hasta las células donde más lo necesita.

Además, junto con su efecto directo antioxidante, presenta la capacidad de regenerar otros importantes antioxidantes, como la vitamina E y el glutatión. Ambos proporcionan una protección antiinflamatoria adicional. La vitamina C también participa en muchas otras funciones importantes de apoyo a los vasos sanguíneos y a las células epiteliales que recubren el intestino al:

  • apoyar la producción y deposición de colágeno en la membrana basal (que une las capas de los intestinos)

  • fomentar la proliferación de las células que recubren los vasos sanguíneos

  • reducir la muerte celular

  • ayudar a regular el flujo de sangre al área

Estas funciones ayudan a mantener la barrera intestinal fuerte y saludable, lo que evita que las bacterias patógenas se infiltren y desencadenen la inflamación. El deterioro de esta barrera vital, acompañado de un intestino permeable, se entiende como un paso clave en el inicio y el desarrollo de la EII.

Ácido alfa lipoico para conseguir una mejor defensa antioxidante

El ALA es un antioxidante particularmente impresionante, al funcionar tanto en soluciones solubles en agua como en grasas, lo que le permite trabajar en todo el cuerpo. Las dosis orales de ALA se absorben rápidamente y varios estudios han demostrado que la complementación con ALA reduce significativamente los marcadores de inflamación en diversas afecciones crónicas de salud intestinal. Es recomendable optar por un ALA liposomal de alta calidad, como el ácido R-alfa lipoico de Altrient, que utiliza la tecnología para ofrecer la máxima absorción. Investigaciones emergentes han identificado los beneficios del ALA para su uso en la EII. Un estudio ha demostrado que el ALA tiene un efecto protector contra la lesión oxidativa que se encuentra en la colitis. Se observó que el ALA protege los tejidos del colon debido a sus propiedades antioxidantes y estabilizadoras de la membrana.

El DHLA, una contraparte del ALA, también regenera directamente la vitamina C, la vitamina E y el glutatión, lo que mejora los mecanismos antiinflamatorios del cuerpo y ayuda a la desintoxicación y la eliminación de toxinas que pueden favorecer aún más la inflamación.

Recuerde que su cuerpo tiene una enorme capacidad de curarse si toma las medidas necesarias y aporta buenos niveles de nutrientes antiinflamatorios esenciales como la vitamina C liposomal y el ácido alfa lipoico liposomal.

Autor: Jacqueline Newson Lic. con honores en Terapia Nutricional

REFERENCIAS

  1. Abdollahi PP et al. Effects of Alpha-Lipoic Acid Supplementation on Inflammation, Oxidative Stress, and Serum Lipid Profile Levels in Patients With End-Stage Renal Disease on Hemodialysis. Journal of Renal Nutrition 2012, 2 (22): 244-250.

  2. Abreu MT, Kais S, Knight-Sepulveda K & Santaolalla R. Diet and Inflammatory Bowel Disease. Gastroenterology & Hepatology. 2015; 11(8): 511-520.

  3. Akbari M, Ostadmohammadi V, Tabrizi R, et al. The effects of alpha-lipoic acid supplementation on inflammatory markers among patients with metabolic syndrome and related disorders: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Nutr Metab (Lond). 2018;15:39.

  4. Biswas S K. “Does the Interdependence between Oxidative Stress and Inflammation Explain the Antioxidant Paradox?,” Oxidative Medicine and Cellular Longevity, 2016; 5698931: 1-9.

  5. Cetinel S et al. Protective Effects of Alpha-Lipoic Acid Against Oxidative Injury in TNBS-induced Colitis. Erciyes Medical Journal 2009; 31(1):015-026.

  6. Domschke W, Heidemann J, Kucharzik T & Maaser C. Intestinal Microvascular Endothelium and Innate Immunity in Inflammatory Bowel Disease: a Second Line of Defense? Infection and Immunity 2006; 74 (10) 5425-5432.

  7. Doomra M, Narasimhulu CA Naser S, Parthasarathy S, Rohr M & Sharma D. Inflammatory Diseases of the Gut. J Med Food. 2018; 21(2):113-126.

  8. http://www.crohnscolitisfoundation.org/news/for-the-media/media-kit/fact-sheet-about-ibd.html (accedido el 14/10/18).

  9. https://www.nhs.uk/conditions/inflammatory-bowel-disease/(accedido el 30/10/18).

  10. International Foundation For Gastrointestinal Disorders. About IBS. https://www.aboutibs.org/facts-about-ibs/statistics.html (accedido el 4/11/18).

  11. Kalluri R, LeBleu VS, Macdonald B. Structure and function of basement membranes. Exp Biol Med (Maywood). 2007;232 (9):1121-9.

  12. Moura FA, de Andrade KQ, dos Santos JC, Araújo OR, Goulart MO. Antioxidant therapy for treatment of inflammatory bowel disease: Does it work? Redox Biol. 2015;6:617-39.

  13. PubMed Health. What is Inflamation. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0072482/ (accedido el 14/10/18).