00

Ningún producto

Envío gratuito!transporte
0,00€

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito.Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos:: 
Total envío:: Envío gratuito!: 
Impuestos0,00€
Total: 
Continuar la compraIr a la caja

¿La Navidad puso en riesgo la salud de su corazón?

Sea sincero: ¿perdió la cabeza por los pasteles de carne, los bombones navideños y los hojaldres de salchicha?

¿La Navidad puso en riesgo la salud de su corazón?

Updated on

Sea sincero: ¿perdió la cabeza por los pasteles de carne, los bombones navideños y los hojaldres de salchicha? Si fue así, puede necesitar la ayuda de un complejo de vitaminas B y C liposomales que contribuya a contrarrestar los efectos negativos.

El colesterol y la acumulación de placas

La enfermedad arterial coronaria (EAC) es la principal causa de muerte en todo el mundo. Esta dolencia inflamatoria suele comenzar por la acumulación de colesterol en el interior de las paredes arteriales y la formación posterior de placas, compuestas principalmente por grasa, colesterol, colágeno y células inflamatorias. Con el tiempo, las placas pueden calcificarse y endurecerse, estrechando las arterias y restringiendo el flujo de sangre al corazón. Cuando las placas se rompen, la lesión inicia un mecanismo de respuesta inflamatoria que aumenta el riesgo de trombosis, de subida de la presión arterial y de insuficiencia cardíaca.

Vitamina C para fortalecer las paredes arteriales

La vitamina C juega un papel esencial en la reparación del sistema cardiovascular. Esta vitamina es importante para la síntesis del colágeno; de hecho, la deficiencia de vitamina C se traduce en una deficiencia de colágeno. El colágeno se presenta en distintas formas: el colágeno de tipo III es el que forma los tejidos conectivos que dan forma y resistencia al corazón y las arterias, y el colágeno de tipo IV es necesario para reparar los vasos sanguíneos. Además de contribuir a la formación de colágeno, la vitamina C también tiene poderosas propiedades antioxidantes que se sabe que inhiben la oxidación de las grasas, reduciendo así el riesgo de aterosclerosis.

La homocisteína y los factores de riesgo

Existen muchos factores, como fumar, la obesidad, la diabetes, la falta de ejercicio, el colesterol elevado y la presión arterial alta que influyen en su riesgo de enfermedad cardíaca, pero esta se debe, en gran medida, a una nutrición y un estilo de vida inadecuados. La homocisteína elevada ahora también se considera un factor de riesgo importante para la EAC. La homocisteína es un derivado natural de proteínas que tiene propiedades prooxidantes en lugar de antioxidantes. No solo produce el aumento de los factores de coagulación, sino también de las toxinas que dañan las arterias y producen una mayor inflamación.

Las vitaminas liposomales del grupo B y la homocisteína

Altriente B liposomal contiene B6, B12 y una forma patentada de folato llamada Quatrefolic que se absorbe con gran facilidad; todos ellos son, en conjunto, fundamentales para promover el metabolismo de la homocisteína y reducir sus niveles, disminuyendo así el riesgo de enfermedad cardiovascular. La mala absorción o una insuficiencia de estos nutrientes en la dieta puede conducir a altos niveles de homocisteína y al aumento del riesgo de enfermedad cardíaca.

La importancia de los suplementos liposomales Altrient

Los suplementos liposomales de alto rendimiento de Altrient y sus complejos de vitamina C y B ofrecen aún más beneficios para la salud del corazón. Esto se debe al uso inteligente de la encapsulación rica en fosfolípidos, que incluye un alto porcentaje de fosfatidilcolina (PC, por sus siglas en inglés). La investigación sugiere que los suplementos de fosfatidilcolina reducen los niveles de homocisteína y, en consecuencia, pueden reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Datos sobre la grasa y la sustitución de alimentos

Se cree que las grasas saturadas aumentan la inflamación e incrementan los depósitos de colesterol en las arterias. Recientes investigaciones han descubierto que ciertos tipos de grasas saturadas, como las que se encuentran en la carne roja, más que en los productos lácteos, pueden aumentar su riesgo de EAC. El riesgo se puede reducir significativamente al sustituir las grasas saturadas (carnes rojas y lácteos) por grasas poliinsaturadas, que se encuentran en el salmón, el atún fresco, la caballa, las semillas de lino y las nueces, y que tienen propiedades antiinflamatorias y protectoras del corazón.

Consejos prácticos de nutrición para un corazón sano

Por supuesto, lograr una dieta saludable requiere algo más que limitarse a tomar suplementos. Los fitoquímicos y oligoelementos que se encuentran en los alimentos de origen vegetal son esenciales para una salud cardiovascular óptima. Puede revitalizar su corazón si pierde peso, deja de fumar, reduce el estrés y hace ejercicio con regularidad. La British Heart Foundation (Fundación Británica del Corazón) sostiene que las personas que hacen ejercicio habitualmente tienen la mitad de probabilidades de contraer una enfermedad cardiovascular. La nutrición también es importante; aquí hay algunas sugerencias dietéticas valiosas:

  • La fibra soluble ayuda a mantener unos niveles de colesterol saludables. Las semillas de lino y la avena son unas buenas fuentes de este tipo de fibra.

  • Aumente los antioxidantes, que se encuentran en la fruta, las bayas, las verduras y las hortalizas de colores vivos; son importantes para ayudar a mantener una circulación sanguínea y unos niveles de colesterol saludables.

  • El ajo y la remolacha: el ajo ayuda a mantener una presión arterial y unos niveles de colesterol saludables y la remolacha aumenta los niveles de óxido nítrico, una sustancia que favorece la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que mejora la circulación de la sangre y mantiene la presión arterial baja.

  • El pescado graso, los frutos secos y las semillas: una buena fuente de ácidos grasos esenciales omega-3 (AGE). Los estudios demuestran que los AGE favorecen la circulación sanguínea, unas arterias saludables y un ritmo cardíaco y unos niveles de colesterol normales.

Jacqueline S Newson, BSc (Hons) (licenciada con honores) en Terapia Nutricional.



Referencias

  1. American College of Cardiology (Colegio Americano de Cardiología). Comprensión de la enfermedad arterial coronaria. https://www.cardiosmart.org/News-and-Events/2016/06/Understanding-CAD. [consultado el 29.11.18]

  1. Brink EJ, Katan MB, Olthof MR y Verhoef P. La colina como suplemento en forma de fosfatidilcolina disminuye las concentraciones plasmáticas de homocisteína en ayunas y poscarga de metionina en hombres sanos, The American Journal of Clinical Nutrition, 2005; 82, 1: 111-117. (Diario americano de nutrición clínica).

  1. Brouwer IA, Geleijnse JM, Hornstra G y Nettleton JA. El consumo de grasas saturadas y el riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular isquémico: actualización científica. Ann Nutr Metab. 2017; 70 (1): 26-33.

  1. Clarke R, Halsey J, Lewington S et al. Efectos de la reducción de los niveles de homocisteína con vitaminas del grupo B en enfermedades cardiovasculares, cáncer y mortalidad por causa específica: metaanálisis de 8 ensayos aleatorios que involucraron a 37.485 individuos. Arch Intern Med. (Archivos de Medicina Interna) 2010; 170 (18): 1622-1631.

  1. Cuenca E, Domínguez R, Maté-Muñoz JL, et al. Efectos de la suplementación con zumo de remolacha sobre la resistencia cardiorrespiratoria en deportistas. Revisión sistemática Nutrientes. 2017; 9 (1): 43.

  1. Damy T, Kirsch M, Khouzami L, et al. La deficiencia de glutatión en pacientes cardíacos guarda relación con el estado funcional y las anomalías cardíacas estructurales. PLoS One. 2009; 4 (3): e4871.

  1. https://www.thrombosisadviser.com/coronary-and-peripheral-artery-disease/?gclid=Cj0KCQiAuf7fBRD7ARIsACqb8w42ubBTO0NW8CAF [acceso 29.11.18.]

  1. Jacobsen DW. La homocisteína y las vitaminas en la enfermedad cardiovascular. Clinical Chemistry 1998; 44 (8) 1833-1843. (Química clínica)

  1. Jones PJH & Wollin SD. El ácido α-lipoico y la enfermedad cardiovascular, The Journal of Nutrition 2003; 133, 11, 1: 3327–3330.

  1. Malhotra A, Meier P y Redberg RF. Las grasas saturadas no obstruyen las arterias: la cardiopatía coronaria es una enfermedad inflamatoria crónica, cuyo riesgo puede reducirse de manera eficaz mediante intervenciones que favorezcan un estilo de vida saludable. Br J Sports Med 2017;51:1111-1112.

  1. Sudheendran S, Chang CC, Deckelbaum RJ. N-3 vs. ácidos grasos saturados: efectos sobre la pared arterial. Prostaglandinas, leucotrienos y ácidos grasos esenciales. 2010; 82 (4-6): 205-9.

  1. La conexión del colágeno. https://nutritionreview.org/2013/04/collagen-connection/ [acceso 10.12.18.]