00

Ningún producto

Envío gratuito!transporte
£0.00

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito.Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos:: 
Total envío:: Envío gratuito!: 
Impuestos£0.00
Total: 
Continuar la compraIr a la caja

El magnesio, un defensor de la salud integral

¿Dónde estaríamos sin magnesio?

El magnesio, un defensor de la salud integral

Updated on

¿Dónde estaríamos sin magnesio? Las complejidades y los usos del magnesio en el cuerpo son infinitos, y es, por ello, vital para nuestro bienestar pero, sin embargo, la deficiencia de magnesio es increíblemente común. Se estima que casi un tercio de la población, en general, sufre una carencia de este importante mineral. Resulta sorprendente que esta deficiencia se pase por alto, con frecuencia, en la mayoría de las consultas médicas, a pesar de la implicación de que un nivel bajo de magnesio contribuye a una amplia gama de afecciones crónicas, como la hipertensión arterial, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

¿Qué sabemos sobre el magnesio?

El magnesio es un mineral que abunda en nuestro entorno natural y dentro de nuestro cuerpo. Junto al potasio, es el segundo ion más abundante que existe en el interior de nuestras células y es esencial para numerosas funciones fisiológicas. Los científicos han descubierto que el magnesio está involucrado en la activación de más de 300 enzimas y compuestos corporales y es un elemento clave para la energía y el metabolismo.

Huesos sanos - corazón sano - sistema nervioso sano

Afortunadamente, podemos obtener magnesio a través de los alimentos y el agua, y más de la mitad de todo lo que absorbemos se deposita en nuestros huesos; el magnesio restante se puede encontrar en el interior de los tejidos blandos. Durante la digestión, el magnesio se libera de los alimentos, se absorbe a través de la pared intestinal y se transporta a los huesos para su almacenamiento. Alrededor del 1 % llega hasta los glóbulos rojos y el suero sanguíneo. Cualquier exceso de magnesio se excreta a través de los riñones. Mantener los huesos fuertes y sanos, y regular la contracción y la relajación de los músculos, son dos de las tareas principales que realiza el magnesio. El magnesio también es importante para la salud de los glóbulos rojos que, junto con el suero contienen alrededor del 1% de magnesio. Este mineral también es esencial para regular el ritmo cardíaco y mantener la función neurológica normal. Esto se debe a su influencia en los neurotransmisores, los mensajeros químicos del sistema nervioso.

Los 7 principales beneficios del magnesio

  1. Salud del esqueleto: el magnesio ayuda a regular el calcio de los dientes y los huesos. De hecho, el magnesio es necesario para que el calcio se una al esmalte de los dientes. El magnesio influye en los procesos hormonales involucrados en el metabolismo del calcio óseo y se cree que aumenta la actividad de la vitamina D, que también participa en la absorción de calcio. El magnesio es tan importante para la salud del esqueleto como el calcio; los estudios muestran que las mujeres con osteoporosis tienen menos magnesio en los huesos.

  2. Alivio del estrés: el magnesio funciona junto con la vitamina C, B6, B5 y el zinc para mantener la salud suprarrenal y producir hormonas del estrés suprarrenal. Los desequilibrios dietéticos, como el alto consumo de grasa y/o calcio, pueden intensificar la insuficiencia de magnesio, especialmente en condiciones de estrés. El estrés, ya sea físico o emocional, aumenta la necesidad de magnesio.

  3. Salud hormonal: el magnesio tiene un efecto significativo en las hormonas femeninas, y está relacionado con la retención de líquidos, el aumento de peso y el dolor en los senos, todo esto es habitual en las mujeres que sufren de síndrome premenstrual (PMS, por sus siglas en inglés). La investigación muestra que los cambios de humor premenstruales a menudo mejoran con suplementos de magnesio.

  4. Producción de energía y diabetes: el magnesio es verdaderamente fundamental para la producción de energía y a menudo es, por lo tanto, un factor muy importante en los trastornos relacionados con la fatiga, como el síndrome de fatiga crónica. Debido a su papel crítico en el metabolismo de los carbohidratos y en la síntesis y secreción de insulina, el magnesio también está vinculado a la diabetes. Curiosamente, las personas con diabetes a menudo presentan una carencia de magnesio.

  1. Salud cardiovascular: el magnesio funciona junto con el calcio, el sodio y el potasio para controlar el tono muscular de los vasos sanguíneos y, debido a esto, ha sido objeto de amplios estudios por su papel en las enfermedades cardiovasculares. El corazón es particularmente sensible a la disminución de los niveles de magnesio y la falta de este mineral está relacionada con un mayor riesgo de paro cardíaco repentino. La deficiencia de magnesio es una característica común de afecciones como la presión arterial alta, la insuficiencia cardíaca congestiva, las arritmias, la enfermedad vascular periférica y el prolapso de la válvula mitral. Los estudios han descubierto que las personas que viven en áreas de aguas duras tienen un menor riesgo de enfermedades del corazón; esto se debe al mayor nivel de sales de magnesio en el agua.

  1. Alivio del dolor: los trastornos relacionados con el dolor, como la migraña, los dolores de cabeza por tensión y la fibromialgia, podrían mejorar con suplementos de magnesio. Se ha comprobado que las personas que sufren de dolores de cabeza por tensión y migrañas recurrentes tienen unos niveles más bajos de magnesio en las células. Esto se debe, probablemente, al efecto que el magnesio tiene en la función de la musculatura vascular y en la relajación nerviosa.

  1. Calidad del sueño: los estudios muestran que la deficiencia de magnesio afecta al sueño; se cree que se debe a su efecto en los ritmos circadianos y la producción de melatonina, ambos involucrados en el ciclo sueño/vigilia. Se ha encontrado que los suplementos de magnesio mejoran el insomnio en los ancianos.

¿Qué causa la deficiencia de magnesio?

Es necesario consumir regularmente alimentos ricos en magnesio para evitar carencias. Esto es especialmente importante en épocas de estrés crónico, ya que el estrés puede llevar al agotamiento de las reservas de magnesio y ciertas dolencias también pueden alterar el balance de magnesio del cuerpo. Vale la pena señalar que los virus que causan vómitos o diarrea pueden originar deficiencias temporales de magnesio, y que dolencias como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la diabetes, el sangrado menstrual abundante, la sudoración excesiva y las enfermedades renales también pueden conducir a una carencia de magnesio. Además, el consumo excesivo de alcohol, de sal y de café puede hacer que disminuyan los niveles de magnesio.

Señales que indican una carencia de magnesio

agitación - ansiedad - insomnio - irritabilidad - piernas inquietas - náuseas - vómitos - palpitaciones - presión arterial baja - confusión - espasmos musculares - debilidad muscular - hiperventilación - crecimiento deficiente de las uñas - convulsiones

Datos sobre los alimentos que contienen magnesio

Los alimentos que son altos en fibra son, por lo general, altos en magnesio. Aparte de eso, entre los alimentos ricos en magnesio se incluyen las algas laminariales y otras algas, el tofu, los frutos secos, el trigo sarraceno, el trigo integral, el mijo, el centeno, el arroz integral, las habas de soja, los aguacates, el maíz dulce, los higos secos, los dátiles y las gambas.

Póngase a tope con un suplemento de magnesio liposomal

Los suplementos pueden ser muy recomendables para los ancianos y las mujeres con síndrome premenstrual, menstruación intensa o cólicos menstruales. Este suplemento puede aportar grandes beneficios en momentos de estrés o para personas con problemas de salud o que sufren de fatiga, diabetes u otras dolencias. Pero la clave está en elegir un suplemento eficaz. Los fabricantes de productos Altrient han respondido a la preocupante deficiencia global de magnesio produciendo un suplemento de magnesio liposomal biodisponible de alta calidad que incluso es adecuado para personas con trastornos intestinales. La ventaja de las formulaciones liposomales orales, en comparación con los suplementos orales estándar, es que son capaces de resistir la degradación en el intestino y alcanzar de manera eficiente las células diana, proporcionando una absorción máxima a través de una tecnología de encapsulación liposomal de vanguardia. Altrient se complace en presentar esta nueva y revolucionaria forma de magnesio en beneficio de muchas personas, no solo de unos pocos privilegiados.

Jacqueline Newson, BSc (Hons) (licenciada con honores) en Terapia Nutricional.



Referencias

  1. Abbasi B, Kimiagar M, Sadeghniiat K, Shirazi MM, Hedayati M, Rashidkhani B. El efecto de la suplementación de magnesio en el insomnio primario en ancianos: ensayo clínico doble ciego controlado con placebo. J Res Med Sci. 2012; 17 (12): 1161-9.

  2. Backman U, Danielson BG y otros (1980). Efectos bioquímicos y clínicos del tratamiento profiláctico de cálculos renales cálcicos con hidróxido de magnesio. Journal  Urology (Revista de Urología). 124, 770-774.

  3. Barragán-Rodríguez L, Guerrero-Romero F y Rodríguez-Morán M (2008). Eficacia y seguridad de los suplementos orales de magnesio en el tratamiento de la depresión en los ancianos con diabetes tipo 2: ensayo aleatorio equivalente. Magnesio res. 21, 4, 218-23.

  4. Clayton P (2004). Defensa de la Salud, segunda edición . Aylesbury Bucks: Sistemas de aprendizaje acelerado.

  5. Datos sobre los suplementos dietéticos: Magnesio. http://ods.od.nih.gov/factsheets/magnesium/ [Consultado 18.12.18].

  6. Elin R J Disease-a-month (Una enfermedad cada mes) (1988). El metabolismo del magnesio en la salud y en la enfermedad. Science Direct (Ciencia en Directo). 34, 4, 166-218.

  7. Firoz M y Graber M. (2001). Biodisponibilidad de los preparados comerciales de magnesio en Estados Unidos. Magnes Res.14, 257-62.

  8. Hruby A, McKeown N M. Deficiencia de magnesio: ¿En qué situación nos encontramos? Nutrición Hoy 2016; 51, 3: 121-128.

  9. Hua S. Formulaciones liposomales por vía oral para la administración de medicamentos dirigidos al colon. Front Pharmacol. 2014; 5: 138.

  10. Jahnen-Dechent W, Ketteler M. Conceptos básicos del magnesio. Clin KidneyJ.2012; 5 (1): i3-i14.

  11. Jones DS (2006). Libro de texto de medicina funcional. Gig Harbor WA: El Instituto de Medicina Funcional.

  12. Osiecki H (2008). La Biblia de los nutrientes 8ª edición. Australia: La publicación de bioconceptos.

  13. Rylander R (1996). Deficiencia medioambiental de magnesio como factor de riesgo cardiovascular. European Journal of Cardiovascular Prevention & Rehabilitation (Revista Europea de Prevención y Rehabilitación Cardiovascular). 3, 1, 4-10.

  14. Schecter M (2000).El papel del magnesio como terapia antitrombótica. Wien Med Wochenschr. 150, 15-16, 343-7.

  15. Schauss, AG (1995). Minerales, oligoelementos y salud humana. EE. UU.: Life Sciences Press.

  16. Seelig MS (1994). Consecuencias de la carencia de magnesio en el aumento de las reacciones de estrés: implicaciones preventivas y terapéuticas (revisión). Journal of The American College of Nutrition (Revista del Colegio Americano de Nutrición) 2017, Vol 36. 13, 5, 429-446.